La logística urbana será sostenible o no será

Una de las principales consecuencias del crecimiento del e-commerce y las entregas en pocas horas es su impacto medioambiental en las ciudades. Los retos a los que nos enfrentamos todos aquellos que trabajamos en la logística de la última milla pasan no solo por encontrar soluciones que hagan las entregas menos complejas y costosas, sino también, en dar con las respuestas adecuadas desde un punto de vista medioambiental.

 

El servicio oficial de estadística de la Unión Europea destaca que las emisiones de CO2 contribuyen significativamente al calentamiento global y representan alrededor del 80 % del total de emisiones de gases de efecto invernadero en la UE y hay que tener en cuenta que la logística urbana es responsable de un importante tanto por ciento de estas emisiones de CO2.

 

¿Es compatible una logística urbana sostenible con el boom del comercio electrónico? La respuesta es sí. La logística urbana puede, y debe ser sostenible.

 

Para conseguir un sistema logístico urbano más sostenible y eficiente es importante adoptar una actitud proactiva ante el reto de reducir el impacto de las operaciones logísticas, cumplir con la legislación medioambiental vigente y buscar nuevas soluciones que favorezcan la eficiencia de las operaciones desde un punto de vista ambiental.

 

El modelo celular de Nektria, un modelo eco friendly

 

En Nektria, además del uso de los precios de entrega dinámicos en las que las franjas más incentivadas son aquellas con menor impacto medio ambiental (franjas ECO), apostamos por un nuevo y disruptivo modelo de reparto, un modelo en el que las entregas se realizan gracias al trabajo en equipo formado por diferentes tipos de vehículos. En el modelo celular cada camión de reparto viaja acompañado de 2 o 3 vehículos más ágiles y pequeños, como pueden ser unas motocicletas. Éstas se adelantan a los puntos de reparto y son las encargadas de realizar la entrega al consumidor, mientras que el camión se detiene apenas unos minutos para descargar y ya se traslada al siguiente punto de reparto.

 

Los camiones circulan menos tiempo, así se logra contaminar menos y reducir el impacto ambiental. Además, los vehículos que acompañan el camión de reparto pueden ser 100% sostenibles, por ejemplo, utilizando motos eléctricas, bicicletas, tuc-tucs etc.

 

Sin embargo, en el reparto tradicional, el camión solo circula un 30% del tiempo mientras que el 70% restante lo dedica a buscar aparcamiento y estar estacionado. Pero no por el hecho de estar estacionado significa que no contamine, más bien al contrario, ya que el hecho seguir manteniendo las neveras y congeladores mientras está parado es, con diferencia, lo que más consume. Además, en el modelo tradicional los camiones no van llenos sino a media carga debido a que en una jornada de reparto habitual puede llegar a realizar entre 16 y 20 pedidos (una media de 3 pedidos por hora).

 

Con el modelo celular de Nektria, se consiguen reducir hasta un 65% las emisiones de CO2

 

Con el reparto celular se aumenta la capacidad de reparto a unos 42 pedidos en 3 horas y media (una media de 12 pedidos por hora) y los camiones ocupan su máxima capacidad, por lo que no transportan aire. De esta manera, la producción y eficiencia se multiplican exponencialmente y, además, como las personas de apoyo al camión circulan en vehículos eléctricos, el camión es el único causante de emisiones de CO2, con lo que conseguimos reducir el impacto medioambiental.

 

Por ejemplo, pongamos que en una ciudad cualquiera se tienen que repartir 250 pedidos de un supermercado online. En el modelo tradicional, se emplearán 16 vehículos que estarán 7 horas cada uno haciendo entregas, en total 112 horas de emisiones en la ciudad. Por el contrario, con el modelo celular, se emplearán 7 camiones que en total estarán 40 horas para realizar el reparto. Lo que supone reducir las emisiones de CO2 en un 65%.

 

El respeto al medio ambiente significa también tener respeto por el cliente y por uno mismo. Por ello en Nektria es una de nuestras grandes prioridades.

 

 

Referencias:
https://www.elperiodico.com/es/medio-ambiente/20180504/espana-emisiones-co2-2017-6799549